Las joyas

El Drago es una curiosidad botánica porque no es un árbol sino que pertenece a la familia de las liliaceaes. Es la planta más vieja de la flora endemica canaria.
 
El Drago más famoso con una edad de casi 400 años es el de Icod en Tenerife y tiene una altura de 16 metros y una periferia del tronco de 6 metros. De un gajo roto normalmente salen dos o más brotes nuevos, igual que un dragón, vuelven a crecer varios cabezas si una se corta. De la corteza se puede extraer la “sangre” roja del Drago, que los aborigines de las islas canarias han utilizado para momificar los muertos y para medicina.
 
El Drago puede neutralizar muchos venenos del medio ambiente como Xylol, Toluol, Benzol y Formaldehyd.

Cada dos o tres años el Drago tiene pequeñas flores blancas. Las frutas son de color naranja y comestible. La semilla por dentro es más o menos del tamaño de un guisante y muy dura. Al utilizar las semillas para joyería es importante, que al secarlas no se arrugan, asi quedaran redondas por muchos anos. Después de quitar la pulpa pegajosa, se pule la semilla hasta que sale el hueso liso y marron.
 
Las perlas negras son variedades de flores de Cannaceae, que tambien crecen en La Palma.
 
Tambien combino los collares con semillas de otras plantas ( Ormosia, Hrudraksha, Lagrima de Hiob, Palmera de Assai, Flamboyan, Lotus...) y con conchas, perlas y piedras preciosas.
 
Desde el Enero de 2003 tengo el Carné de Artesana de Canarias con el oficio de prod. de objetos elementos vegetales tratados.